News

Planificar para informalidad domina el Día Mundial de las Ciudades

En la celebración anual, un ex funcionario de Venezuela advierte que el planeamiento urbano convencional no está preparado para hacer frente a la duplicación de la población de los asentamientos informales proyectada para los próximos 20 años.

La periferia de Caracas, Venezuela, está ocupada mayormente por asentamientos precarios construidos sobre las laderas de las colinas. (Testing/Shutterstock)

QUITO, Ecuador — La población que reside en viviendas precarias —que asciende a 1.000 millones de personas en todo el mundo— puede duplicarse en los próximos 20 años, un futuro para el cual el planeamiento urbano convencional no está preparado, advirtió un urbanista y arquitecto paisajista venezolano ante quienes participaron de la celebración global del Día Mundial de las Ciudades de las Naciones Unidas el domingo 30 de octubre.

Tras la adopción en Quito a mediados de octubre de la Nueva Agenda Urbana —la estrategia de las Naciones Unidas sobre urbanización sustentable para los próximos 20 años— la capital ecuatoriana era el lugar obvio para llevar adelante el festejo anual de las ciudades, que comenzó a celebrarse en 2014. También se realizaron actividades el lunes 31 de octubre en la sede de la ONU en la ciudad de Nueva York y en Shanghai, cuyo gobierno municipal patrocina las festividades del Día Mundial de las Ciudades.

En su intervención en el Museo de la Ciudad de Quito —un antiguo hospital civil construido en el siglo XVI—, el profesor David Gouverneur de la Universidad de Pensilvania expresó que es necesario encontrar una respuesta adecuada al urbanismo informal para concretar la noble visión de ciudad sustentable definida por la Nueva Agenda Urbana y otros importantes acuerdos sobre cambio climático, erradicación de la pobreza y demás.

“El planeamiento convencional y el diseño urbano atentan contra la informalidad”, dijo el lunes. “Estamos expulsando a los pobres del mapa”.

[Véase: Los países en desarrollo enfrentan una catastrófica falta de capacidad en el planeamiento urbano]

Quito no es una capital latinoamericana conocida por sus asentamientos precarios en las laderas de las colinas, pero la capital de Venezuela, Caracas, ciertamente lo es. Gouverneur conoció de cerca los barrios de la ciudad a principios de los años noventa, cuando se desempeñaba como secretario adjunto de planeamiento urbano en Venezuela.

No es que un puesto gubernamental de planificación sea típicamente favorable a los pobres urbanos que construyen sus propias comunidades en lugar de incorporarse a los programas de “vivienda social” tan populares entre los funcionarios de los ministerios de vivienda. Pero la perspectiva venezolana de Gouverneur le permitió desarrollar una actitud menos hostil y más receptiva al papel que desempeñan las viviendas informales en la construcción de una ciudad. En Caracas, una ley urbana progresista aprobada en 1987 reconoció a los barrios como parte de la ciudad en una época en la que en otros países aún eran ignorados oficialmente o considerados directamente blancos de demolición.

Asimismo, la perspectiva de Gouverneur ha sido influenciada por su formación académica. Esto hizo que entrara en contacto con el trabajo social de los “barriólogos” de Venezuela, que rechazaban las tendencias de las facultades de arquitectura y se propusieron investigar los barrios pobres en lugar de diseñar obras maestras modernas.

[Véase: Habitat III prompts hope for more inclusive view toward informal settlements]

Hoy, el concepto de asentamientos informales puede evocar la visión tanto de las viviendas construidas por sus propios habitantes al estilo de las favelas latinoamericanas como de los asentamientos precarios de las megaciudades africanas y asiáticas. Pero Gouverneur insistió en que esa tendencia está presente en el mundo industrializado también, y citó como prueba de ello los campos de refugiados que hoy proliferan en Europa. “Esto es apenas la punta del iceberg”, dijo, al tiempo que resaltó que para 2035 se espera que el total de moradores informales ascienda a 2.000 millones. 

‘Armaduras informales’

No es novedad que los residentes urbanos construyen sus propias viviendas en las ciudades. Es un fenómeno “tan antiguo como la ciudad”, comentó Gouverneur, un patrón cuyos orígenes se remontan al Antiguo Egipto.

Por consiguiente, la tendencia tiene ventajas y desventajas. Por un lado, dijo Gouverneur, “la gente construye su propio hábitat más rápido que cualquier organismo público de vivienda”. Por el otro, las viviendas precarias normalmente se instalan en los lugares menos deseados: a dos horas de viaje de los lugares de trabajo en el centro de la ciudad, por ejemplo, o a la vera de un relleno sanitario.

[Véase: World Cities Day highlights design’s role in promoting sustainability, inclusivity]

No obstante, Gouverneur está convencido de que sus 25 años de carrera le han aportado una metodología que puede aplicarse en todo el mundo. La denominó “armaduras informales”, y se trata de un abordaje para la construcción de ciudades que integra al sector público para que ofrezca los servicios que las comunidades no pueden desarrollar por sí solas, al tiempo que les permite ocuparse de lo que mejor hacen.

Según este enfoque, por ejemplo, una ciudad debería proveer la infraestructura: rutas, transporte público, agua y desagües cloacales. Pero no debería regular por demás el ámbito público con herramientas de zonificación que impidan la construcción de más viviendas.

Si bien Gouverneur admitió que este enfoque guarda algunas semejanzas con el abordaje de “casas incrementales” del arquitecto chileno Alejandro Aravena, dice que ve su propio trabajo funcionando a una escala mayor para integrar barrios informales enteros al resto de la ciudad.

[Véase: At Habitat III, architect Aravena lobbies for ‘bamboo and mud’]

A tal fin, elogia los esfuerzos del “urbanismo social” de Medellín, Colombia, donde, por ejemplo, una escuela cumple la función de custodia del espacio libre en la ladera pronunciada de una colina. El hecho de que la comunidad escolar sea propietaria de la tierra evita que sea ocupada por viviendas ilegales que podrían ser susceptibles a los aludes, dijo Gouverneur.

A pesar de estos ejemplos positivos, Gouverneur infunde un tono de urgencia a sus comentarios, a la luz de las actuales tendencias demográficas. “Necesitamos un cambio total de paradigma. No podemos hacer oídos sordos, de lo contrario, tendremos una bomba de tiempo”, sentenció.

Aun así, reconoció que no es fácil lidiar con la política. “Hace 25 años nadie hablaba sobre mejorar los asentamientos existentes”, señaló. “Es difícil decirles a los gobiernos: ‘Planifiquemos pensando en la informalidad’”.

El ejemplo de Quito

Apenas semanas después de la realización de la cumbre Hábitat III, en la que representantes de 167 países adoptaron la Nueva Agenda Urbana, el Día Mundial de las Ciudades brindó una oportunidad temprana para que las figuras tanto locales como internacionales piensen en el futuro con el acuerdo, aunque no vinculante, ya suscripto.

“La cuestión va cobrando cada vez más impulso”, dijo el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en una declaración el día lunes al referirse al cúmulo de acuerdos de Naciones Unidas celebrados en los últimos 18 meses, incluidos la Nueva Agenda Urbana y los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), el acuerdo emblemático contra la pobreza que entró en vigencia a comienzos de este año.

Pero luego agregó: “La acción local es fundamental para la realización del potencial de esos acuerdos mundiales”.

[Véase toda la cobertura de Hábitat III realizada por Citiscope desde Quito]

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, señaló que su ciudad está preparada para hacer frente al desafío. “Como ciudad anfitriona de la conferencia Hábitat III, tenemos la responsabilidad de demostrar que podemos ser un modelo en la construcción del desarrollo sustentable y en la aplicación de la Nueva Agenda Urbana”, comentó. Con el foco puesto en la movilidad y los recursos naturales, Rodas describió una serie de iniciativas que su gobierno está desarrollando en sintonía con los nuevos lineamientos urbanos de las Naciones Unidas.

Rodas, que fue elegido en 2014, disfrutó inmensamente la atención mundial que concitó su ciudad en el período previo a la realización de Hábitat III, si bien la idea de que Quito fuera sede de la cumbre había sido de su predecesor. La celebración del lunes marcó el último evento oficial en Quito relacionado con la conferencia de cuatro días, que convocó a alrededor de 30.000 participantes.

La ciudad, que experimentó algunas remodelaciones antes de Hábitat III, tiene previsto desarrollar un plan a largo plazo, que abarcará hasta el 2040. Para reducir el tránsito y mejorar la circulación, por ejemplo, Rodas citó varias iniciativas: un teleférico llamado “QuitoCable”; la primera línea de subterráneos de la ciudad, que ya está en construcción; el primer sistema de bicicletas compartidas de América Latina que incluirá bicicletas eléctricas, y un rediseño de las calles con el fin de dar prioridad a la circulación de peatones.

[Véase: El alcalde quiere demostrar que Quito es una ciudad de innovación urbana y solidaridad]

Como alcalde del Distrito Metropolitano de Quito, Rodas es responsable de los picos volcánicos, los bosques nubosos y los valles fértiles que abarcan más de 4.000 km2 —dos veces la superficie del Área del Gran Tokio, la ciudad más grande del mundo en términos demográficos. También se atribuye el mérito de haber liderado una iniciativa de reforestación a través de la cual se plantaron 400.000 árboles tras los recientes incendios forestales, e insistió en que fue quien logró frenar la explotación minera en un ecosistema sensible conocido como el Chocó Andino.

En su intervención el día lunes, Rodas dijo que el plan 2040 contará con la participación cotidiana de los quiteños para cumplir con los “marcos conceptuales sólidos” planteados en los acuerdos de Naciones Unidas.

Este artículo fue traducido al español a través de un acuerdo entre Citiscope y el Observatorio Latino Americano (OLA) de The New School, una universidad en Nueva York. Puede suscribirse al newsletter quincenal con artículos destacados en español de OLA-Citiscope aquí. Subscribe to weekly updates in English here. 

Citiscope es miembro del Proyecto de Periodismo de Hábitat III; más información aquí.

Get Citiscope’s email newsletter on local solutions to global goals.

Back to top

More from Citiscope

Latest Innovation Feature

Latest CitiSignal

Comments Policy

Citiscope is a place for the world’s urban leaders — mayors, councils, business, civic, neighborhood and independent observers — to exchange ideas and learn from each other. Comments are most welcome. Participants must first sign in to Disqus. (Not registered? It’s easy: Sign up here or connect with a social media account.) We ask that you use your real first and last names and say what city you’re from. Comments that do not follow Citiscope’s comments policy will be removed.