El alcalde quiere demostrar que Quito es una ciudad de innovación urbana y solidaridad

Como Hábitat III llega a su ciudad, una conversación con el alcalde de Quito, Mauricio Rodas.

Quito Mayor Mauricio Rodas. (Christopher Swope)

Casi 50.000 personas están registradas para participar en la conferencia sobre la urbanización, Hábitat III, que tiene lugar en Quito el 17-20 de octubre. Esto marcará el evento internacional más grande que ha tenido lugar en la capital de Ecuador.

La persona que dará  la bienvenida a todos esas personas sería Mauricio Rodas, el alcalde de Quito desde 2014. En mayo, hablé con Alcalde Rodas para revisar como las preparaciones de la ciudad venían antes del gran evento, y preguntar lo que él y la ciudad esperaban sobre el legado de Hábitat III para Quito. Esta entrevista ha sido editado por longitud y claridad.  


MR: Lo que nosotros pretendemos es que Hábitat III sea una vitrina para mostrar las acciones de innovación urbana que Quito viene impulsando en diversas áreas, pero sobre todo en materia de movilidad sostenible, que es el eje principal de nuestra gestión en el municipio. En este sentido Quito está realizando la mayor inversión de su historia en infraestructura pública; hemos emprendido la construcción de obras enormes, como por ejemplo la primera línea de metro, cuya construcción arrancó el pasado mes de enero.

Estamos también avanzando en la construcción de sistemas de teleférico como mecanismo de transporte, al igual que ocurre en Medellín [Colombia]. Estamos repotenciando nuestros sistemas de BRT, el corredor del trolebús, el corredor del Ecovía… todo esto bajo una visión de movilidad sostenible y es una parte importante de lo que nosotros queremos mostrar en Hábitat III.

De igual manera queremos mostrar los avances que hemos realizado en materia de recuperación de espacios públicos concibiéndolos como elementos de convivencia democrática, como puntos de encuentro para el público , en base a dotarlos de infraestructura pública que es segura y atractiva. . Vemos a la ciudad como el espacio principal en donde deban confluir las diferentes expresiones artísticas, culturales, de los quiteños, reflejando la gran diversidad de visiones y puntos de vista que caracteriza a nuestra ciudad. Eso es lo que queremos mostrar en Hábitat III.

Y para poder hacerlo de manera efectiva, por supuesto, hemos emprendido una serie de acciones de política pública .Primero está planificada una articulación adecuada de los mecanismos de transporte público para atender de forma adecuada a los visitantes, a los delegados que acudan a Hábitat III. Está planificada también una gran oferta artística, cultural, en distintos puntos de la ciudad, basada en el rol de las ciudades en el desarrollo sostenible.

Evidentemente, nosotros hemos tenido que destinar recursos para todo esto, del presupuesto municipal, y en momentos de dificultad económica para la ciudad y para el país, lo cual sin duda ha sido un reto importante. Pero obviamente entendemos la enorme significación que tiene un evento de esta naturaleza y el potencial tan positivo que puede generar para la ciudad.

GS: ¿Tienes una cifra que estás citando como el costo de Hábitat III?

Es muy difícil establecer una cifra concreta de cosas que se están haciendo exclusivamente para Hábitat.Hay muchas cosas que hubiéramos hecho de todos modos para los efectos de regeneración urbana.

Cuando estaba en Quito en noviembre los trolebuses estaban tan llenos que pasaron tres veces sin que entrara ninguna persona.  ¿ Que es el plan para manejar a esta gente que viene para Hábitat III?

En primer lugar hemos renovado la flota del sistema trolebús y hemos comprado ochenta nuevos buses biarticulados para el sistema trolebús. Cada uno de estos buses biarticulados tiene una capacidad para doscientas cincuenta personas versus las ciento sesenta que acomodan los actuales buses articulados que sirven al sistema trolebús. Entonces, la ciudad va a tener una capacidad muchísimo mayor.

Además de eso, hemos transformado todas las paradas y todas las estaciones del sistema trolebús para poder acomodar estos buses biarticulados. Cuarenta y cinco estaciones ahora tienen un tamaño más amplio, con un diseño mucho más moderno, ambientalmente amigable y inclusivo para las personas con discapacidad. Irán entrando en funcionamiento paulatinamente hasta que todo el sistema, estén en pleno funcionamientos, listos para servir a los delegados de Hábitat III y brindar un servicio de calidad como el que obviamente ellos se merecen.

¿Entonces no pretende, por ejemplo, declarar días feriados durante la conferencia?

No. Al contrario, yo creo que la ciudad tiene que seguir su normalidad. Creo que quienes asisten a Quito lo que van a ver es una ciudad en su cotidianidad. Es lo que queremos mostrar. No una ciudad en estado de excepción, sino una ciudad que funciona con normalidad y que es capaz de recibir un evento de clase mundial y hacerlo de manera organizada, adecuada, por un lado, y por otro, que nosotros también hemos venido mejorando nuestra capacidad institucional para esta clase de eventos.

Un ejemplo clarísimo fue el año pasado cuando recibimos al Papa Francisco. Ese fue un evento gigantesco. Tuvimos en el Parque Bicentenario una misa campal a la que acudieron aproximadamente un millón de personas. Eso demandó un enorme plan de transporte público, una organización logística gigantesca, que además funcionó de manera óptima. Por lo tanto, tenemos esa experiencia positiva y es en base a aquello que vamos también a estar listos para Hábitat III.

Entonces, ¿pretendes seguir más eventos internacionales y ve Hábitat III como una forma de salir de la ciudad… salir en el palco mundial?     

Absolutamente, la vemos como una gran oportunidad, y estamos muy optimistas y  entusiastas con respecto a este gran evento. Queremos que sea un evento no solamente para los delegados del extranjero, sino un evento que la ciudad, en su integralidad, viva y disfrute.

Por eso están planificadas una serie de acciones en materia artística y cultural en los espacios públicos, para que todos los quiteños también sean parte de Hábitat III, para que no lo vean como algo ajeno. Evidentemente nosotros vemos esto como una oportunidad para mostrar lo que es Quito al mundo.

Yo entrevisté al exalcalde Augusto Barrera, quien me explicó un poco cómo era su idea cuando él era alcalde para recibir Hábitat III en Quito. ¿Era difícil la transición para recibir una idea que no era suya?   

Tenemos que recordar que la candidatura de Quito (para recibir la conferencia) la presentó el Gobierno Nacional, no la presentó el municipio porque es el Gobierno Nacional como estado miembro quien presentó esta candidatura.

Nosotros, por supuesto, tan pronto ganamos la elección, incluso antes de asumir la alcaldía, emprendimos un conjunto de acciones con mucho entusiasmo para contribuir a promover la candidatura de Quito.Me reuní con múltiples alcaldes, con múltiples organizaciones de alcaldes, con representantes de organismos internacionales para aportar a la candidatura de nuestra ciudad. Y luego como alcalde, por supuesto, lo continué haciendo y con mucha decisión.

Aparte de eso, nosotros hemos sido actores muy entusiastas de todo el proceso. Por ejemplo, fue una propuesta del municipio de Quito el realizar el evento en el sector de la Casa de la Cultura. Al inicio existían distintas alternativas, incluso algunas en las afueras de la ciudad. Nosotros siempre pensamos que el evento tenía que realizarse en el corazón de la ciudad, y por eso fue un planteamiento del municipio el que Hábitat III se realice en el parque El Arbolito, cerca de la Casa de la Cultura.

La iniciativa del Hábitat Village fue una propuesta del gobierno municipal. Esto es una herramienta tremendamente innovadora que permitirá a  los gobiernos nacionales o locales  además de empresas u organizaciones de la sociedad civil a mostrar sus exhibiciones de innovación urbana, en la ciudad, en los espacios públicos  en lugar de que se lo haga en el interior de un recinto ferial, que es lo que normalmente ocurre en esta clase de eventos Esto hace que sea una laboratorio viviente, real, de innovación urbana, y que además sean cosas que le queden a la ciudad en el futuro como un legado de Hábitat III.    

Hemos escuchado mucho aquí en la ONU sobre que las ciudades quieren una silla en la mes para discutir problemas concretos. ¿Qué significa eso para usted?

Así como hemos dado un paso muy positivo con respecto a la participación de los gobiernos locales en el diseño de la nueva agenda urbana y en la discusión del “Zero Draft”, pensamos que debemos ir más allá y lograr que la voz de las ciudades también sea tomada en cuenta en la ejecución de esa nueva agenda urbana.

Somos los actores protagónicos en esta discusión, ya que somos nosotros que debemos poner en práctica políticas públicas que permitan continuar avanzando a nuestras ciudades hacia el desarrollo sostenible, hacia la resiliencia, hacia el mejoramiento de la calidad de vida bajo un profundo enfoque de equidad en las ciudades.

También creemos que nosotros debemos tomar parte en las discusiones y en las instancias  que deciden las acciones para la ejecución de la nueva agenda urbana. Esto es especialmente cierto con respecto a problemas tan importantes como, por ejemplo, la distribución de recursos económicos para poner en marcha estas acciones, los problemas  que surgen  en la interrelación de diferentes niveles de gobierno con respecto a la implementación , la conexión que debe existir entre las acciones de política pura de los gobiernos locales y la sociedad civil, y la ciudadanía en general.

Consideramos fundamental que los gobiernos locales también participen  en estas instancias a través de un mecanismo institucional claramente definido que creo también que tiene que partir de una iniciativa de los gobiernos locales.

¿Cuál es el legado de Hábitat III para Quito?

Primero el poder mostrar el enfoque de innovación urbana que venimos impulsando en nuestra ciudad para construir un Quito moderno basado en la solidaridad—  dos grandes ejes de nuestra administración. Y segundo, por supuesto, es que la visión de nuestra ciudad se convierta en un componente fundamental en la discusión de la nueva agenda urbana y en la redefinición de la participación de los gobiernos locales en su ejecución.

Creo que ese va a ser el gran legado que nuestra ciudad brinde a través de ser sede de Hábitat III, marcando así una posición claramente definida con respecto a lo que nosotros consideramos de lo que debe definir la planificación urbana en el  mundo del futuro. Creemos que la visión que Quito viene impulsando y defendiendo se va a convertir en un componente fundamental de este nuevo proceso de la planificación urbana a nivel mundial—no solamente en lo conceptual, sino también en lo práctico: Para fortalecer el rol de los gobiernos locales como un pilar fundamental también para la democracia de nuestros países, de la democracia a nivel mundial y la legitimidad de la ciudadanía en la toma de decisiones, en virtud de que obviamente son los gobiernos locales que son más próximas al ciudadano.

Get Citiscope’s email newsletter on local solutions to global goals.

Back to top